Make your own free website on Tripod.com
| Home | They are not extinct... | La literatura de tema taíno en el Caribe | Pané: el hombre y el mito | Cien eruditos del tema taíno | Criaturas míticas del entorno caribeño | Juan Antonio Corretjer: sus poemas de tema taíno | Tres cuentos taínos de Adalberto Correa-Negrón | Poemas taínos de Sonia M. Rosa | Guiros y maracas y otros cuentos infantiles | Los boricuas en la escuela para indios de Carlisle | Punto de contacto

Poemas taínos de Sonia M. Rosa

Bohiques/Behiques

265.jpg

Address

Anacaona
por Sonia M. Rosa

Hey, Anacaona lives in me,
So be careful con lo que andas haciendo por ahí,
I’m the offspring of a RACE of dangerous woman,
Amazonas they call them
Go find out, read!
So be carefull my dear
Estoy que quemo
So be careful my dear,
This is not any old lady,
Mujer de agua y también mujer de fuego…
Don’t you dare to look down on me
Remember... yes! Anacaona vive en mí…


Agua de oro


Día tras día le huyo a la pobreza,
Y salgo al río a soñar con la riqueza,
Mientras filtro el agua con mi dita,
Busco oro y sueño que soy rica y bonita.


Agua de olvido

Agua de manantial
Un fuego encendido que olvidé apagar,
Necesito agua
de un manantial.
Manantial de olvido,
De mi viejo hogar
Crecen los guayabos y las cocolías
Junto a la charquita
Junto al manantial y nos escondimos
En la oscuridad de mil trepadoras
Y los lagartijos que yo atrapaba con facilidad.
Me hacían olvidar tantos desamores, trabajos forzados,
miedos tan reales, los desconectados que pedían,
pedían y jamás me daban. Los desconectados que piden y
piden y jamás me dan, por eso del agua me debo saciar,
un fuego es un fuego que debo apagar.

265.jpg

Product Info

Nana taína

por Sonia M. Rosa

Acuéstate en la hamaca nitaíno pequeño,

Quédate quietecito y yo te diré un cuento,

La historia de los padres que fundaron la tribu

De los señores nobles de los grandes taínos.

Cuentan que había una cueva, una cueva especial

Era Cacibajagua donde debían morar,

Y tenían instrucciones de no salir de día,

El sol era maldito y los castigaría,

y los que se arriesgaban transformados

serían en pájaros carpinteros,

inriris o jutías.

Así que por las noches salían a jugar,

los niños nitaínos en el parque ancestral,

Mientras que los adultos salían a cazar,

La sabrosa cotorra, la iguana que corría,

por las playas y montes y también cocolía,

y corrían despavoridos pronto al

amanecer y se iban a su cueva

Cansados del quehacer.

Pero un rebelde muchacho,

Guahayona le decían, sabia que el sería el rey de la mentira,

Y a todas las mujeres un día engañó.

Las dejó en una isla y una raza

Empezó

de mujeres guerreras llamadas Amazonas,

que odiaban a los hombres y que vivían solas,

en la isla secreta

Maití, Maitininó,

siempre en pie de guerra, buscando a los hijos que el tambien les quitó

Abandono a los niños Guahayona,

Los pobres le gritaban tonatona

Fueron tantos los gritos de dolor,

que un dios muy compasivo vino y los transformó

en ranas que gritaban tona, tona.

Buscaban a sus madres que dolor.

Siguiendo su aventura Guahayona enfermó

Del mar vino una diosa y la piel le sanó,

Dicen los que bien saben que ella era sirena,

y que cantaba un canto que eliminaba el mal.

Así que Guahayona

Dejó de hacer el mal , con cibas y guanines

De nuevo se echó al mar, a contar su aventura a aquellos de la cueva.

Cacibajagua cueva del bien,

Cacibajagua de donde los taínos vuelven a florecer.

 

Manicato

 

 Por  Sonia M. Rosa

 

Te he esperado en las faldas del Yunque.

Caminé  hasta lo alto  y miré hacia el mar.

Grité con la voz desgarrada:

-¡Manicato!

Guerrero de mi alma,

Cuanto tardas.

Grite casi sin fuerzas,

-¡Manicato,!

 te  he esperado con toda mi lealtad.

267.jpg

El guerrero
 
Por Sonia M. Rosa
 
Por las curvas de una isla despoblada,
por los montes verde intenso que cantaban,
caminaba el guerrero apercibido,
con su guanín reluciendo en su pecho atrevido.
Y cantaba por lo bajo una canción, música y letra que ella le enseñó.
- Manicato, manicato, amor mío.
Manicato, yo te espero junto al río.
He sido pura y solo tuya y siempre lo seré.
Manicato, junto al río esperaré.
 
El olió, escuchó y vió el grito del malvado enemigo.
Hacha en mano y odio como nunca había sentido.
Era joven, era bravo, pero
vivió el temor.
 
-"Manicato"  con esfuerzo pronunció.
Ella junto al río lo esperó.
-"Manicato" solamente susurró.
 
 

309.jpg

 

Cohoba

Por Sonia M.Rosa

Lejos de todos en mi cohoba personal, enajenada con las palabras, veo el
futuro,y las fieras me rodean.

Canto un areyto y mis ancestros me recuerdan que las taínas somos mujeres de
las aguas y las dueñas de los vientos.

Estoy junto al río con mi cemí , sola pariendo a mis hijas las palabras, las
palabras. Y el triángulo sagrado me abre las entrañas. Regreso exhilarante  
con mis  hijas , envueltas en las hojas de una planta. Bañadas por las
tibias  y sagradas aguas. Pegadas a mi pecho bebiendo mis nutrientes.

Colostro dulce que las crece y fortalece. Mis hijas Sol. Luna, Agua y Fuego
reinarán por la tierracada una en su momento.

Despierto en mi hamaca cansada, con un cansansio ancestral y me levanto a
hacer mi futuro realidad.

©2002. Sonia M. Rosa

 

 

 

 
 

299.jpg

                            Escríbame a:
                                              bohiqueseditor@yahoo.com

All material on this web page is copyrighted© 2005 Sonia M. Rosa. All rights are reserved. Any distribution of the material found on this web page is prohibited-unless it is explicitly stated otherwise.